Pizarras

Llevan varias temporadas acompañándonos en las bodas, sin dejar de tener en cuenta haberlas utilizado para cumpleaños y comuniones, porque las pizarras llegaron para quedarse y no tienen ninguna intención de irse. Esta temporada 2018 siguen siendo protagonistas de la decoración en los días del enlace y en muchas ocasiones desbancando a la cartelera tradicional.

En la entrada dando la bienvenida, en la pista de baile, en el photocall o en los mismos centros de mesa… ¡Hemos colocado pizarras en todas las esquinas! Y, realmente, no concebimos una decoración sin ellas.

¿Los motivos? Muchos y buenos ya que puedes darles la personalidad que tu quieras y adaptarla a la temática que desees: informal, elegante, divertida…  Pero su cometido principal de dejar un mensaje suele ser el punto fuerte que hace que nos gusten tanto. Frases como “Sí, quiero”, “Todo comienza con un sí” o “Te diría sí un millón de veces más”,  son los que más solicitan las parejas para expresar su amor y felicidad, al igual que ese afecto por los invitados a su boda. Otros mensajes más personalizados, con historias o simplemente indicando dónde está la zona de cóctel es uno de los caprichos de las parejas.

La pizarra, además de ser un recurso muy low cost (que sabemos cómo sube todo en la hora de los preparativos), es muy versátil. Hemos visto pizarras clásicas, con marcos en cobre, barrocos, de madera. Escritas con tiza convencional, con tizas de colores, con tinta especial… y lo que últimamente está muy en auge es decorarlas con lettering o el arte de la caligrafía… En resumidas cuentas esta pieza nos da un sinfín de opciones para integrarla.

De esta manera, y de forma indiscutible, las pizarras o weddings board son un must vital.

 

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *